• OYE!

¿De qué nos sirve el feminismo si no sirve para mejorar nuestras relaciones más cercanas?

Actualizado: 2 ago 2018


Ser feminista se siente como un constante ir y venir entre una leona brava y un inocente cachorro...

El feminismo tiene sus pros y sus contras. A favor tiene que nos da libertad. Nos ayuda a entender las reglas del juego para así tomar mejores decisiones sobre nuestras vidas profesionales y personales. Nos da el poder de crear la vida con la que soñamos, porque como buenas/os feministas que somos, sabemos que mucho de lo que se nos ha dicho es un mito. Es información que se transforma en acción y hasta autoestima. Un gran ejemplo para mi es que a través de la autocrítica feminista podemos diseñar mejores relaciones de pareja e inventarnos maneras de estar casadas en igualdad, donde no hay relaciones de poder y los sentimientos y deseos de ambas personas se respetan por igual.



Pero, ¿qué pasa con la familia? Esos humanos tan fundamentales para la vida que no podemos escoger ni cambiar. ¿Qué pasa cuando encuentras que en tu familia hay una tendencia machista fuerte? Peor aún, ¿qué pasa cuando has tratado de hablar del tema y proponer espacios de autocrítica pero se te ha recibido con completa incredulidad? ¿Dónde queda tu autoestima de feminista? ¿Tu autoestima de mujer?

El Feminismo tiene en su contra que es un proceso a veces muy solitario. ¿A alguien más le pasa esto? ¿Qué estrategias tienen para lidiar con estas contradicciones familiares?



- Alejandra